Contador

Visitas
Hoy 124
Esta semana 870
Este mes 2707
PDF Imprimir E-mail

HISTORIA DE LA PATOLOGÍA CLÍNICA EN MÉXICO

Doctor Francisco Durazo Quiroz

1. Primera etapa

En 1905, nació el Hospital General. Entre los médicos externos, estaban los doctores S. Morales Pereira, profesor de Bacteriología y G. Velázquez Uriarte, profesor de Análisis Clínicos. La mayor parte de los servicios fueron dedicados a padecimientos infectocontagiosos, patologías dominantes en la época, que necesariamente reclamaban estudios bacteriológicos e inmunológicos complementarios a la clínica.

El movimiento revolucionario de 1910 afectó de manera importante al propio Hospital General e interrumpió su trabajo académico y lo transformó en un hospital de emergencias médicas.

En 1923, el Hospital General ya contaba con un incipiente laboratorio a cargo del doctor Indalecio Valverde. En él, se practicaban algunos exámenes bacteriológicos, parasitológicos y urinálisis. También existía un laboratorio de química a cargo del doctor Francisco de P. Miranda, que practicaba fundamentalmente análisis de glucosa sanguínea y con el cual empezó a trabajar el doctor Gustavo Argil. Posteriormente, el doctor Conrado Zuckerman determinó la glicemia por el método de Folin y Wu en 111 adultos normales, habiendo encontrado como promedio 90 mg/dL; dicho estudio constituyó su tesis recepcional.

Indudablemente, los logros alcanzados por la medicina institucional de entonces tuvieron eco en la práctica privada. El clínico empezaba a demandar estudios de laboratorio complementarios, que fueron determinantes para que surgieran algunos laboratorios privados, el del doctor González Fabela fue de los primeros hacia finales de la segunda década del siglo pasado. El doctor Ignacio González Guzmán, quien desde entonces se distinguió por sus investigaciones hemocitológicas, inicia también su actividad profesional privada.

Hacia los años treinta del siglo pasado, entran en la escena los doctores: Luis Benítez Soto, Pedro Vera M., Daniel Nieto Roaro y Luis Rodríguez Villa, quien es la figura sobresaliente en la especialidad, con una participación muy activa en su desarrollo.

El Instituto de Higiene cobró nuevos bríos bajo la dirección del doctor José Zozaya. Se inicia la elaboración de sueros y anatoxinas contra la difteria y el tétanos; el doctor López Vallejo elabora la tuberculina cepas traídas de Alemania, el doctor Gutiérrez Villegas trae la cepa BCG con la que inició sus trabajos el doctor Alberto P. León.

En la década de los años 30 del siglo pasado, nació el Instituto de Salubridad y Enfermedades Tropicales que llenó una necesidad en el desarrollo de las ciencias biomédicas. El doctor Manuel Martínez Báez fue pionero en las investigaciones sobre Entamoeba histolytica; al doctor Gerardo Varela al frente del laboratorio de bacteriología intestinal; al doctor Gozález Ochoa con quien cobró gran impulso la micología médica; al doctor Miguel Bustamante, destacado higienista, y al doctor Alberto P. León, quien trabajaba en brucelosis y tifo.

2. Segunda etapa

En 1943, el doctor Gustavo Baz, Secretario de Salubri­dad y Asistencia, estableció un programa de construcción de hospitales en toda la República, con una actividad y organización sin precedentes.
El 18 de abril de 1944 se inauguró el Instituto Nacional de Cardiolo­gía, cuyo origen fue el Pabellón 21 del Hospital General.

En noviembre de 1945 fue inaugurado el Hospital para Enfermedades de la Nutrición. En el mismo año nace una tercera institución pionera: el Hospital Infantil bajo la concepción del doctor Federico Gómez, creador de una escuela mexicana de pediatría.

Dichas instituciones concebidas por los grandes visionarios: Chávez, Zubirán y Gómez, fueron planificadas bajo la influencia de los recientes avan­ces de la medicina europea y norteamericana principalmente en el área de gabinetes y laboratorios, éstos tuvieron una concepción departamental por disciplinas, al frente de los cuales estaba un experto que pudo disponer de equipos modernos y difundió sus enseñanzas a nivel de pregrado y de post­grado, precisamente en el hospital a la cabecera del enfermo practicando lo que ahora se le llama Medicina de laboratorio”.

Así pudimos contemplar el impulso tan importante que recibieron la Hematología con González Guzmán y Sánchez Medal; la Endocrinolo­gía con Gómez Mont; la Química Clínica con la participación del doctor Bernardo Sepúlveda en la moderna exploración funcional del hígado y la Microbiología con Várela, Otarte, Ruiloba y Ruiz Castañeda.

El IMSS, desde principios de los años 40, inició sus actividades, y prosi­guió consolidando su estructura y ampliando su cobertura hasta culminar con la edificación del Centro Médico Nacional y el Hospital de “La Raza”. Su influencia en el progreso del laboratorio clínico es transcendente.

Se estructura una amplia red de laboratorios en toda la República, la que fue necesaria respaldar con la formación de recursos humanos en todos los niveles, incluyendo la “Residencia en Patología Clínica”, iniciada en los años 60, con un programa estructurado por los doctores: Mourey, Ressano y colaboradores.

A partir de 1960, llega a la dirección del Hospital General de México el doctor Clemente Robles, quien emprende una radical transformación de la planta física del hospital, incluyendo los laboratorios clínicos. El doctorFrancisco Durazo es designado director de los laboratorios y queda integrado el laboratorio de Endocrinología desde su fundación en 1953.
La nueva organización, la adquisición de equipo moderno y la actualización de las metodologías permitieron realizar algunos trabajos de investigación aplicada principalmente en el Laboratorio de Hormonas.

A finales de los años 50 se creó el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los trabajadores del Estado (ISSSTE), con el Centro Hospitalario “20 de Noviembre”. La organización de los laboratorios fue concebida sin incluir los estudios considerados entonces como especializados: “El Laboratorio de Investigación y Pruebas Especiales” de Citogenética, Endocrinología, Inmu­nología, Hematología Especial y de Estudios Metabólicos, surge la Asociación Mexicana de Médicos Laboratoristas, que agrupa a los profesionales que desempeñaban esta actividad tanto a nivel institucional como privado.

El detonante fue un reglamento promulgado en 1941 sobre el registro, autorización y funcionamiento de laboratorios de diagnóstico de propiedad particular. En septiembre de 1944, el Presidente Manuel Ávila Camacho expide el decreto que reglamentaba el artículo 4º y 5º constitucionales relativos el ejercicio de las profesiones en la República Mexicana. Dicho decreto contemplaba los requisitos para que un profe­sionista pudiera ser reconocido como especialista en alguna rama de su profesión: en relación con la de médico no se incluía la de “Laboratorio Clínico”.

Hubo comunicación con la Dirección de Profesiones, que indicó que el camino era integrarse en un Colegio de Médicos Especialistas avalado por la Sociedad Médica correspondiente. Éste fue el hecho determinante para que naciera la “Asociación Mexicana de Médicos Laboratoristas”.

El doctor Luis Rodríguez Villa fungía como secretario en las reuniones que presidía el doctor González Guzmán para constituir la “Asociación Mexicana de Médicos Laboratoristas”, la cual tuvo lugar en el salón de actos de la Facultad de Medicina el 14 de junio de 1946.

La primera Mesa Directiva estuvo integrada por los doctores: Ernesto Cervera Berrón como secretario perpetuo; Luis Rodríguez Villa como presidente, Pedro Vera Mancilla como vicepresidente; Daniel Nieto Roaro como secretario y Luis Benítez Soto como tesorero.


PRIMERA MESA DIRECTIVA DE LA ASOCIACION
MEXICANA DE MEDICOS LABORATORISTAS,
PRESIDIDA POR EL DR. LUIS RODRIGUEZ VILLA.
Sentados de izquierda a derecha:
Dr. Pedra Vera Mancilla, Dr. Luis Rodriguez Villa, Dr. Ernesto Cervera Berrón.
De pie de izquierda a derecha: Dr. Luis Benitez Soto, Dr. Daniel Nieto Roaro.

 

El otro hecho transcendente es el nacimiento del órgano periodístico que reclamaba la Asociación: la Revista Mexicana de Laboratorio Clínico, cuyo primer número vio la luz en octubre de 1948.

El progreso de la Asociación siguió su marcha, ahora bajo la responsabilidad del doctor Luis Gutiérrez Villegas. Su fructífera labor culmina con la organización de la primera Reunión Nacional de Médicos Laboratoristas celebrada en noviembre de 1952, con la participación de ilustres invitados extranjeros: los doctores Nelson y Olanski.

 

3. Evolución de los estudios de labortorio

La electroforesis y la inmunoelectroforesis, y la ingeniería biomédica con importantes aplicaciones tecnológicas como el transistor, el termistor y los circuitos integrados, por mencionar sólo algunos.

La espectrofotometría de flama y de absorción atómica, los gasómetros, la cromatografía de alta presión, el advenimiento de los anticuerpos monoclonales y el desarrollo de la Biología Molecular nos dan una idea de las importantes adquisiciones en esta área, y nos explican la multiplicación de las corporaciones que han proliferado en todo el mundo.

La Patología Clínica representa un recurso eminentemente técnico que, en manos expertas, profundiza la exploración clínica facilitando el diagnóstico, el pronóstico y el tratamiento; estimula el interés del clínico, sugiriendo nuevos criterios y abriendo nuevos horizontes: la información que proporciona adecuadamente utilizada por el clínico en el proceso mental de análisis y síntesis, le brinda elementos para llegar a un diagnóstico certero.

Además ha experimentado un crecimiento impresionante en los últimos años, ocupa un sitio preponderante en la medicina moderna


Comparativo de análisis de laboratorio 1910-2010


Periodo

Estudio

Actualidad (2010)

Oftalmología

1912

• Gonioscopia

• Gonioscopia
• Oftalmoscopia
• Tonometría

Hematología

1916

• Citometría hemática
• Pruebas de coagulación sanguínea

• Serie roja:
Hb, Hto, cantidad de eritrocitos/mL
• Índices eritrocitarios: VGM, HGM y CMHG
• Leucocitos
• Plaquetas
• Coagulograma
Tiempo de sangrado
Tiempo de coagulación normal
TP, TTP
Fibrinógeno

Infectología

1918

• Reacción de Weil-Félix para el estudio del tabardillo (rickettsiosis)

• Fijación del complemento
• Hemaglutinación indirecta
• Inmunofluorescencia directa e indirecta

Gastroenterología y cirugía

1919

• Esofagoscopias
• Estudios radiológicos en serie
• Endoscopia rectal y sigmoidea
• Gastroscopias
• Peritoneoscopias

• Anoscopia
• Artroscopia
• Broncoscopia
• Muestra de vellosidades coriónicas
• Colonoscopia
• Citoscopia
• Esofagogastroduodenoscopia
• Enteroscopia
• CPRE
• Laparoscopia
• Sigmoidoscopia

Radiología

1920

• Se instala el primer aparato de rayos X en el HGM

• Radiografías
• TAC
• RM
• PET

Endocrinología

1923

• Glucosa por el método de Folin y Wu

• Somogyi-Nelson
• Glucosa oxidasa para la glucometrías
• Curvas de tolerancia a la glucosa
• HbA1c

Nefrología

1930

• Prueba de la sulfofenolftaleína como medida de la función renal
• Urografía excretora
• Química sanguínea
Metabolitos nitrogenados y glucosa

• Depuración de creatinina
• Depuración de urea
• Aclaramiento de insulina
• Aclaramiento de radioisótopos
• Aclaramiento de contrastes radiológicos
• Glucosa
• Urea
• Creatinina
• Ácido úrico
• Colesterol total
• Colesterol DL
• Colesterol LD
• Triglicéridos
• Proteínas totales
• Albúmina
• Globulinas
• Bilirrubina total
• Bilirrubina directa
• Bilirrubina indirecta
• Transaminasa glutámico oxalacétina (TGO)
• Fosfatasa alcalina
• Gammaglutamil transpeptidasa (GGT)
• Lactato deshidrogenasa (LDH)
• Amilasa
• Hierro
• Calcio

Gastroenterología

1938

• Colon doble contraste

• Serie gastroduodenal
• Rx de colon por enema
• Colonoscopia
• Rectosigmoidoscopia
• Rectosigmoidoscopia
• Video cápsula endoscópica

Alergología

1939

• Creación de laboratorio de alergia en el HGM

• Pruebas cutáneas
• Pruebas de eliminación
• Pruebas de sangre (incluyendo prueba de radioalergoadsorción o RAST)

Infectología

1939

• Exámenes bacteriológicos, parasitológicos, serológicos e inmunológicos

• Reacción en cadena de la polimerasa (PCR)
• Ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas (ELISA)

Neurología

1940

• Electroencefalografía

• Electroencefalografía con privación de sueño por 24 horas o parcial
• Electroencefalografía con videomonitoreo
• Test digital de latencias múltiples del sueño
• Polisomnografía

Cardiología

1944

• Ortodiagrafía
• Electrocardiografía

• Monitoreo Holter de 24 horas
• Ecocardiograma
• Ergometría (prueba de esfuerzo)
• Isótopos radioactivos

1946

• Angiografía
• Angiohepatografía
• Ventriculografías

• Cateterismo cardiaco
• Coronariografía
• TAC coronario multicorte
• Resonancia magnética cardiaca
• Plestismografía

Última actualización el Martes, 29 de Enero de 2013 14:29
 

facebook twitter
Asociación Mexicana de Patología Clínica A.C.
Derechos reservados 2018

Graphimedic S.A de C.V.